Una investigación halla que la suplementación con vitamina D previene el deterioro de la memoria y el aprendizaje

Una investigación halla que la suplementación con vitamina D previene el deterioro de la memoria y el aprendizaje

La vitamina D es conocida por tener una amplia gama de efectos beneficiosos en el cuerpo humano. La llamada «vitamina del sol» es responsable de una mejor salud ósea, un sistema inmunológico más fuerte, una mejor función pulmonar y un corazón más sano. La deficiencia de vitamina D se relaciona con un mayor riesgo de hipertensión (presión arterial alta), y también se sabe que afecta negativamente la producción de insulina entre las personas con diabetes tipo 2.

Un nuevo estudio ahora sugiere que la vitamina D también podría afectar la mente. En particular, la deficiencia de vitamina D puede tener efectos cognitivos adversos, como mala memoria e incluso esquizofrenia.

La vitamina D puede prevenir enfermedades relacionadas con la memoria
Investigadores del Instituto del Cerebro de la Universidad de Queensland pasaron 20 semanas observando ratones adultos privados de vitamina D y un grupo de control. Encontraron que los ratones con deficiencia de vitamina D tuvieron un desempeño deficiente en las pruebas cognitivas. Los ratones con deficiencia de vitaminas tenían dificultades para aprender cosas nuevas y mostraban poca memoria a corto plazo. (Relacionado: Cómo la vitamina D apoya la salud cerebral y trabaja para reducir el riesgo de depresión.)

Los escáneres cerebrales mostraron que los roedores tenían una reducción en las redes perineuronales en el hipocampo. «Estas redes forman una malla fuerte y de apoyo alrededor de ciertas neuronas, y al hacerlo, estabilizan los contactos que estas células hacen con otras neuronas», dijo el investigador principal Thomas Burme. «A medida que las neuronas del hipocampo pierden sus redes perineuronales de apoyo, tienen problemas para mantener las conexiones, y esto finalmente lleva a una pérdida de la función cognitiva.»

Burme añadió: «También hubo una fuerte reducción tanto en el número como en la fuerza de las conexiones entre las neuronas en[el hipocampo]».

El hipocampo es una pequeña área del cerebro asociada principalmente con la formación de la memoria. También está relacionado con la navegación espacial, la memoria espacial y la inhibición del comportamiento.

«Desafortunadamente, no se comprende bien cómo influye exactamente la vitamina D en la estructura y función del cerebro, por lo que no está claro por qué la deficiencia causa problemas», señaló Burne. Los autores creían que la deficiencia de vitamina D afecta a los mosquiteros perineuronales al hacerlos más vulnerables a la acción degradante de las enzimas.

Burne y su equipo también sugirieron que el deterioro de la función del hipocampo debido a la deficiencia de vitamina D podría ser responsable de algunos síntomas observados entre los pacientes con esquizofrenia, como la pérdida de memoria y las distorsiones cognitivas. Estudios adicionales podrían tener implicaciones terapéuticas para estos síntomas esquizofrénicos.

«El siguiente paso es probar esta nueva hipótesis sobre la relación entre la deficiencia de vitamina D, los mosquiteros perineuronales y la cognición», dijo Burne.

La importancia de obtener suficiente vitamina D
La vitamina D es uno de los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. Es importante evitar la deficiencia de vitamina D por estas razones:

Huesos más fuertes: La vitamina D ayuda al cuerpo a regular el calcio mientras mantiene los niveles de fósforo en la sangre. También mejora la absorción de vitamina D en los intestinos. Esto hace que la vitamina D sea crucial para tener huesos fuertes y saludables.
Mejor sistema inmunológico: Un estudio les dio a los niños 1,200 unidades internacionales (UI) de vitamina D durante cuatro meses y observó una reducción del riesgo de infección de influenza A en esos niños de más de 40 por ciento.
Reducir el riesgo de diabetes tipo 2: La deficiencia de vitamina D entre las personas con diabetes tipo 2 se relaciona con una menor secreción de insulina y tolerancia a la glucosa. Un estudio que dio seguimiento a los bebés que recibieron 2,000 UI de vitamina D diariamente observó una reducción del 88 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 para la edad de 32 años.
Entre las enfermedades relacionadas con la deficiencia de vitamina D se encuentran las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, la esclerosis múltiple, el autismo, la enfermedad de Alzheimer, la artritis reumatoide, el asma y la gripe porcina.

A continuación se detalla la ingesta diaria recomendada de vitamina D de acuerdo con los Institutos de Medicina de los Estados Unidos (IOM):

Bebés de 0 a 12 meses: 400 IU (10 microgramos[mcg])
Niños de 1 a 18 años: 600 UI (15 mcg)
Adultos de 70 años: 600 UI (15 mcg)
Adultos mayores de 70 años: 800 IU (20 mcg)
Mujeres embarazadas o lactantes: 600 UI (15 mcg)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *