El aceite de oliva, sólo una vez a la semana, puede reducir el riesgo de coágulos de sangre.

El aceite de oliva, sólo una vez a la semana, puede reducir el riesgo de coágulos de sangre.

El consumo de aceite de oliva una vez a la semana reduce el riesgo de formación de coágulos sanguíneos arteriales en adultos obesos. En un nuevo estudio, investigadores de la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York encontraron que el consumo de aceite de oliva reduce la actividad plaquetaria en adultos obesos.

Las plaquetas son pequeños fragmentos de células sanguíneas que se aglutinan cuando se activan. Cuando un vaso sanguíneo se daña, las plaquetas se precipitan al sitio de la lesión para formar coágulos y detener el sangrado. Sin embargo, por muy beneficiosas que sean, estas plaquetas también contribuyen a la acumulación de placas en las arterias, lo que lleva a una afección llamada aterosclerosis.

Según Sean Heffron, autor principal del estudio, la aterosclerosis es la causa subyacente de la mayoría de los ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

La ingesta regular de aceite de oliva evita la agregación plaquetaria excesiva
Usando encuestas de frecuencia alimenticia, los investigadores determinaron con qué frecuencia 63 participantes obesos, no fumadores y no diabéticos con un BMI promedio de 44.1 consumían aceite de oliva. Encontraron que los que consumían aceite de oliva una vez a la semana tenían una activación plaquetaria más baja que los que comían aceite de oliva con menos frecuencia. Además, los participantes que comieron aceite de oliva con mayor frecuencia tuvieron la menor cantidad de agregación plaquetaria.

Los investigadores creen que, además de los antioxidantes que se encuentran en el aceite de oliva, su efecto antiplaquetario está ligado a su estructura molecular.

«Las personas obesas corren un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un derrame cerebral u otro evento cardiovascular, incluso si no tienen diabetes u otras afecciones asociadas con la obesidad. Nuestro estudio sugiere que elegir comer aceite de oliva podría ayudar a modificar ese riesgo, lo que potencialmente reduciría la amenaza de una persona obesa de tener un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular», señaló Heffron.

La coautora Ruina Zhang explicó con más detalle: «Hasta donde sabemos, este es el primer estudio en evaluar los efectos de la composición de la dieta, específicamente el aceite de oliva, sobre la función plaquetaria en pacientes obesos.»

Los investigadores presentaron sus hallazgos preliminares en la Sesión Científica 2019 de Epidemiología y Prevención/Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica de la American Heart Association en Houston.

Alimentos típicamente consumidos en la Dieta Mediterránea
El aceite de oliva es un componente clave de la Dieta Mediterránea, que promueve la salud del corazón. Esta dieta se basa en los alimentos tradicionales que comían los italianos y griegos durante los años sesenta. La Dieta Mediterránea implica una alta ingesta de alimentos saludables a base de plantas y un consumo mínimo de alimentos de origen animal. La siguiente lista incluye algunos de los alimentos comunes que consume la gente de la Dieta Mediterránea.

Aceite de oliva
Tamaño de la porción: 1 cucharada
Calorías por porción: 120
Nutrientes por porción: 13 gramos (g) de grasa, de los cuales 2 g están saturados
Beneficio/s: El aceite de oliva puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares


Tomates
Tamaño de la porción: 1 taza
Calorías por porción: 32
Nutrientes por porción: 1,5 g de proteína, 7 g de carbohidratos, 2 g de fibra, 5 g de azúcar
Beneficio/s: Los tomates contienen licopeno, un poderoso antioxidante asociado con la reducción del riesgo de algunos cánceres como el de próstata y de mama. Los tomates también contienen compuestos que apoyan la salud cardiovascular al reducir el riesgo de coágulos sanguíneos.


Salmón
Tamaño de la porción: 3 onzas (oz)
Calorías por porción: 133
Nutrientes por porción: 22 g de proteína, 5 g de grasa
Beneficio/s: Este pescado graso es una fuente rica en ácidos grasos omega-3, que promueven la salud del corazón. La American Heart Association recomienda consumir pescado graso al menos dos veces por semana.


Granadas
Tamaño de la porción: ½ taza
Calorías por porción: 72
Nutrientes por porción: 1,5 g de proteína, 1 g de grasa, 16 g de carbohidratos, 4 g de fibra, 12 g de azúcar
Beneficio/s: Las granadas son ricas en polifenoles, compuestos vegetales conocidos por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. En un estudio publicado en la revista Advanced Biomedical Research, los investigadores reportaron que las granadas contienen compuestos que tienen propiedades anticancerígenas.


Yogur griego
Tamaño de la porción: 7 oz
Calorías por porción: 146
Nutrientes por porción: 20 g de proteína, 4 g de grasa: 2 g de saturación, 1 g de monoinsaturación; 8 g de carbohidratos, 7 g de azúcar.
Beneficio/s: El yogur griego es rico en calcio, un mineral esencial para la salud de los huesos


El aceite de oliva es una gran alternativa a otras grasas y aceites actualmente disponibles en el mercado. Food.news tiene más información sobre el aceite de oliva y la dieta mediterránea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *