Comer animales no está mal, pero la explotación masiva de ellos sí lo está.

Comer animales no está mal, pero la explotación masiva de ellos sí lo está.

Con el veganismo en aumento y los pasillos enteros de los supermercados ahora dedicados a las gamas de alimentos vegetarianos y veganos, es un buen momento para considerar qué motiva a la gente a volverse vegana.

Hay muchas razones por las que la gente decide eliminar los productos animales de su dieta, pero los efectos negativos para la salud del consumo excesivo de carne y productos lácteos y los enormes impactos ambientales de la agricultura industrial son muy populares.

Sin embargo, el sufrimiento de miles de millones de animales cada año en la ganadería intensiva, a la que se refiere un artículo de 2015 de Guardian como uno de los «peores crímenes de la historia», es la motivación más poderosa para muchos, incluido yo mismo.

Ver más

El rollo de salchicha vegana le dio a Greggs un impulso de ventas’excepcional’ a principios de 2019
Abstenerse de algo que causa tanto daño y sufrimiento es loable, pero hay un argumento que se usa ocasionalmente en las campañas por los derechos de los animales y de los vegetarianos que merece una mayor atención: la idea de que consumir a otras criaturas es moralmente incorrecto en sí mismo.

Tales puntos de vista son a menudo reforzados por poderosos argumentos morales que enmarcan a los animales como sujetos de una vida, capaces de experimentar dolor, y como líderes de vidas emocionales complejas.

Oponerse al consumo de carne por motivos ontológicos -es decir, simplemente porque los animales son seres sensibles, no deberíamos comerlos- separa a los seres humanos de la naturaleza e impide las relaciones verdaderamente éticas entre los seres humanos, los animales y el mundo natural. El difunto filósofo medioambiental Val Plumwood acuñó el término «veganismo ontológico» para describir esta oposición absoluta.

El veganismo ontológico afirma que los seres que cuentan como sujetos éticos no deben ser comidos, de la misma manera que existe un tabú generalizado acerca de comer humanos. Mientras que este pensamiento erige otro límite inútil entre los animales y otras formas de vida, también es irónico que la razón subyacente a los tabúes contra el comer humanos sea el deseo de separar radicalmente a los humanos de otros animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *