¿Qué es el síndrome oncometabólico y cómo se controla?

¿Qué es el síndrome oncometabólico y cómo se controla?

El cuerpo humano depende de una buena nutrición para mantener un crecimiento saludable. Al igual que la tierra cuando se planta con semillas, un amplio suministro de nutrientes y otros elementos esenciales asegura que no produce más que cosas buenas. Por otro lado, las deficiencias y la mala nutrición conducen a la falta de crecimiento. En el caso del cuerpo humano, puede conducir al desarrollo de enfermedades graves como el cáncer. La buena noticia es que su cuerpo sabe cómo dar señales cuando usted está en riesgo de cáncer. Y estas señales de advertencia, conocidas colectivamente como síndrome oncometabólico, son en su mayoría prevenibles.

¿Qué es el síndrome oncometabólico?
Según el Dr. Jean Wallace, oncólogo nutricional, el síndrome oncológico (OMS) es un «conjunto de factores nutricionales y metabólicos que pueden influir en el crecimiento y la progresión del cáncer». Básicamente, tiene los mismos síntomas que el síndrome metabólico (EM), como una disminución de la capacidad de regular la glucosa y la insulina en sangre, un aumento del tamaño de la cintura, un aumento de la glucosa en ayunas, un aumento de los triglicéridos, un colesterol HDL bajo y una presión arterial elevada. Estos síntomas también están asociados con el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Para prevenir la OMS, es necesario controlar los siguientes factores metabólicos:

Azúcar en la sangre
Niveles de estrógeno
Función inmune
Ingesta de nutrientes
Inflamación
La OMS no debe tomarse a la ligera. Si se deja sin dirección, OMS puede hacerlo:

Aumentar el riesgo de recurrencia
Aumentar el riesgo de complicaciones postoperatorias/post-tratamiento
Aumentar la inflamación
Influye en la respuesta inmunitaria
Aumentar los estrógenos circulantes

La inflamación crónica está relacionada con muchas enfermedades con altas tasas de mortalidad. Con el tiempo, puede causar daño al ADN que conduce al cáncer. También se sabe que las enfermedades intestinales caracterizadas por inflamación crónica aumentan el riesgo de cáncer de colon. Por otro lado, los estrógenos circulantes están asociados con el riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas.

Cómo influye el azúcar en el crecimiento del cáncer
La glucosa es un factor importante no sólo en la diabetes, sino también en el cáncer. El dicho «el azúcar alimenta al cáncer» en realidad es cierto: la glucosa en sangre, la insulina y los factores de crecimiento similares a la insulina contribuyen al crecimiento del cáncer. En particular, los altos niveles de factores de crecimiento similares a la insulina, como IGF-I y IGF-II, están relacionados con un mayor riesgo de cáncer de próstata, mama, colorrectal y ovario. La nutrición y el estilo de vida -baja actividad física y alta ingesta dietética- también desempeñan un papel en el desarrollo del cáncer, ya que afectan al metabolismo de la insulina y los FCI. Las señales anabólicas asociadas con la insulina circulante y los IGF promueven el desarrollo de tumores y la proliferación de células cancerosas.

Cómo prevenir el síndrome oncometabólico
La OMS puede estar relacionada con varias enfermedades, pero no es completamente inevitable. Según el Dr. T. R. Morris, un médico naturópata, hay muchas cosas que la gente puede hacer para que el cuerpo sea menos hospitalario al cáncer. Estos incluyen

Comer alimentos asociados con la remisión. Los estudios que involucran a pacientes con cáncer arrojan luz sobre qué alimentos son beneficiosos. Por ejemplo, evitar los alimentos enlatados y procesados, las carnes criadas comercialmente, los alimentos endulzados y las bebidas alcohólicas conduce a una mayor probabilidad de regresión espontánea. Los alimentos que los sobrevivientes de cáncer comen con más frecuencia incluyen brócoli, puerros, cebollas, coliflor, coles de Bruselas, zanahorias, calabazas, legumbres, manzanas y peras.

Reducir la inflamación. Los niveles elevados de proteína CRP o C reactiva (marcador de inflamación) se correlacionan con fatiga, mala calidad de vida, pérdida de peso y menor supervivencia. Para prevenir un aumento de la PCR, priorizar el consumo de pescado silvestre y productos de animales alimentados con pasto. La suplementación con aceite de pescado, que contiene DHA y EPA, y boswellia, que es efectiva contra la inflamación crónica, también ayudará. Dormir adecuadamente cada noche es otra prioridad.

Aumentar la vitamina D3. La vitamina D es producida por el cuerpo cuando se expone a la luz solar. La vitamina D ayuda con el crecimiento celular, la formación y remodelación ósea, la función inmunológica y la reducción de la inflamación. Para las personas que permanecen en casa la mayor parte del día, hay alimentos que pueden consumir que proporcionan vitamina D. Algunos ejemplos son salmones, sardinas, hongos, yemas de huevo y productos lácteos fortificados.

Reducir el estrés y los niveles de estrógeno. El estrés promueve la inflamación. Puede ser causada por acontecimientos de la vida y exacerbada por ciertos alimentos. Los alimentos que debe evitar cuando está estresado son aquellos que contienen azúcar, edulcorantes artificiales, cafeína, carbohidratos procesados y alcohol. Por otro lado, alimentos como la pimienta negra, la canela, la cúrcuma, el romero, los mangos y el regaliz ayudan a reducir los niveles de estrés.

En cuanto al estrógeno, los alimentos que reducen la actividad de la aromatasa pueden normalizar sus niveles. Las verduras crucíferas, la toronja, el jengibre tailandés, los frijoles mungo, el romero, el tomillo y la albahaca son algunos de los alimentos que pueden ayudar cuando usted toma demasiado estrógeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *