La verdad sobre la desintoxicación

La verdad sobre la desintoxicación

La desintoxicación es un tema popular en el campo de la salud, y también es un tema controvertido. Hay un gran número de protocolos de desintoxicación, dietas, suplementos y productos, cada uno con defensores y detractores vocales. Los defensores de la desintoxicación pregonan sus beneficios, mientras que los detractores de la desintoxicación afirman que la desintoxicación es una estafa diseñada para limpiarlo de nada más que de su dinero. Cuando se trata de desintoxicación, ¿qué es verdad y qué es falso? Vamos a entrar en la verdad sobre la desintoxicación.

¿Qué es la desintoxicación?
Estamos constantemente expuestos a toxinas en nuestro medio ambiente, incluyendo el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos. También estamos expuestos a toxinas en el hogar. Nuestros cuerpos están filtrando regularmente las toxinas que entran a nuestros cuerpos, las cuales incluyen:

Metales pesados (plomo, mercurio, cadmio, arsénico, níquel, aluminio)
Pesticidas, insecticidas y herbicidas
Drogas (recetadas y recreativas)
Alcohol
Aditivos alimentarios
Productos químicos en los utensilios de cocina
Productos de limpieza
Productos para el cuidado personal
Muebles
Materiales de construcción
Plásticos (especialmente bisfenol A y bisfenol S)
Pinturas y disolventes
Procesamos y eliminamos los desechos a través de nuestro tracto digestivo, piel, pulmones, riñones e hígado. El hígado tiene más de 500 puestos de trabajo y juega un papel enorme en el proceso de desintoxicación, lo que nos permite desarmar y eliminar las toxinas dañinas (el hígado también nos ayuda a deshacernos de los químicos corporales normales como las hormonas y los neurotransmisores para que no se acumulen).

Hay dos fases de desintoxicación hepática: Fase 1 y Fase 2. Durante la primera fase, el hígado descompone las toxinas en sustancias intermedias que serán tratadas en la Fase 2, donde pueden ser neutralizadas y excretadas. Durante ambas fases, necesitamos ciertos nutrientes para activar enzimas que aseguren que este proceso suceda como debería.

Desintoxicación del hígado
Fuente: http://altmedrev.com/archive/publications/3/3/187.pdf

Los detractores de la desintoxicación dicen que la desintoxicación ocurre todo el tiempo y si no lo hiciera, todos estaríamos en grave peligro. Esto es cierto. La desintoxicación es un proceso que ocurrirá a pesar de todo; sin embargo, hay momentos en los que necesitamos más apoyo. La afirmación de que la desintoxicación ocurrirá sin importar lo que hagamos, funciona bajo el supuesto de que nuestros cuerpos siempre están funcionando a un nivel óptimo y son capaces de eliminar adecuadamente las toxinas dañinas que encontramos. Y este no es siempre el caso.

Cuando les explico la desintoxicación a mis clientes, uso la analogía de un lavaplatos en un restaurante. Si hay un flujo manejable de platos que llegan a la cocina y el lavaplatos puede manejar la carga fácilmente, entonces todo está bien. Pero, si hay prisa en el restaurante y entran demasiados platos, o si el lavavajillas se toma un descanso o se ralentiza, o si hay más líos aparte de los platos, entonces desarrollamos un problema para mantenerlos limpios.

Si el hígado está sobrecargado de toxinas, varias sustancias químicas endógenas (del interior del cuerpo) y exógenas (del exterior) pueden acumularse hasta niveles peligrosos. Tenemos que tomar medidas para ayudar al hígado a ponerse a la altura de la demanda.

Exposición y Acumulación de Toxinas en Tejidos Corporales
Nuestro medio ambiente está saturado de toxinas y éstas pueden acumularse en los tejidos del cuerpo, lo que puede tener efectos nocivos. Por ejemplo:

Un pequeño estudio de la sangre del cordón umbilical encontró que contenía 287 productos químicos, como pesticidas, retardadores de llama y teflón. 180 de los químicos encontrados son cancerígenos y 217 son dañinos para el cerebro y el sistema nervioso.
Un pequeño estudio en el área de Toronto sobre la sangre del cordón umbilical encontró 137 químicos, incluyendo pesticidas, dioxinas, mercurio, plomo, bifenilos policlorados (PCBs) y químicos perfluorados (PFCs, encontrados en recubrimientos antiadherentes).
Un análisis de 77 mujeres embarazadas encontró químicos similares mencionados en los dos estudios anteriores, sin embargo, la concentración de estos químicos fue mayor en los fetos que en las madres.
El bisfenol A (BPA) es uno de los productos químicos más utilizados en el mundo. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) encontraron que el 93% de los estadounidenses mayores de seis años tenían BPA en la orina. El BPA se pega y se acumula, actuando como un disruptor hormonal y puede aumentar el riesgo de cánceres hormono-dependientes, síndrome de ovario poliquístico, infertilidad, pubertad temprana y afectar negativamente el comportamiento y la cognición del niño.
La creciente exposición a sustancias químicas como el BPA, los ftalatos, los pesticidas, las dioxinas, los PCB y el arsénico puede estar relacionada con la sensibilidad a la insulina y la diabetes.
Un análisis de las muestras de los empleados descubrió que el entorno de la oficina provocaba un aumento de la carga corporal de los éteres de difenilos polibromados (PBDE), un retardante de llama que interfiere con el neurodesarrollo y puede causar trastornos cognitivos y conductuales.
Aunque en las últimas décadas se ha producido un fuerte descenso en el uso de dioxinas, seguimos estando expuestos a ellas a través de nuestros alimentos, especialmente en los productos de origen animal, ya que se almacenan en los tejidos grasos. Las dioxinas son una familia de sustancias químicas que pueden causar cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes y problemas de desarrollo en los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *