Cebada, linaza y salvado de arroz: Por qué son buenas fuentes de nutracéuticos

Cebada, linaza y salvado de arroz: Por qué son buenas fuentes de nutracéuticos

Los nutracéuticos han sido durante mucho tiempo el centro de los estudios científicos y el tema de debate. A menudo se considera que son más alimento que medicina. Por otro lado, estas sustancias naturales tienen propiedades nutricionales y medicinales que pueden ayudar en la prevención y tratamiento de diversas enfermedades. Investigadores del Instituto de Ingeniería y Tecnología de Sant Longowal, en la India, creen que la adición de nutracéuticos a los productos alimenticios podría conducir al desarrollo de alimentos funcionales seguros que puedan promover la salud en general; por lo tanto, aislaron sustancias que se sabe que son beneficiosas para la salud humana de los cultivos y probaron su seguridad como posibles aditivos alimentarios. En su estudio publicado en el Journal of Food Processing and Preservation, caracterizaron los nutracéuticos extraídos de la harina de cebada, la linaza y el aceite de salvado de arroz para demostrar que estos componentes de la planta son seguros de usar como ingredientes nutracéuticos.

Los nutracéuticos de los cultivos no están contaminados por pesticidas o bacterias.
Para su estudio, los investigadores usaron harina de cebada, linaza y aceite de salvado de arroz como fuentes. Aislaron fibras de beta-glucano de una variedad de cebada de seis filas y sin cáscara, un concentrado de lignano de la semilla de lino y un concentrado de orizanol gamma del aceite de salvado de arroz. Estos nutracéuticos pueden ofrecer enormes beneficios medicinales y para la salud. Por ejemplo, la fibra dietética soluble beta-glucano ayuda a mejorar los niveles de colesterol en la sangre y apoya la salud del corazón. Mientras tanto, los lignanos de la linaza son convertidos por las bacterias intestinales en químicos que contribuyen a la prevención de cánceres hormonales, osteoporosis y enfermedades cardiovasculares. El gamma orizanol del aceite de salvado de arroz es una mezcla de antioxidantes naturales y se sabe que reduce los niveles altos de colesterol y alivia los síntomas de la menopausia y el envejecimiento.

Usando varios métodos analíticos, los investigadores reportaron que la variedad de cebada sin cáscara que escogieron contenía altas cantidades de beta-glucano, mientras que el concentrado de lignano de la semilla de lino tenía un alto contenido de diglucósido de secoisolariciresinol (SDG) y el concentrado de orizanol gamma tenía cuatro componentes principales, a saber, el cicloartenil ferulado (CAF), el ferulado de cicloartenilo de 24-metileno-metileno-cicloartanilo (24-MCF), el ferulado de campesteril y el ferulado de B?sitosteril.

De acuerdo con estudios, los metabolitos de SDG pueden proteger contra la enfermedad cardíaca y el síndrome metabólico al disminuir los niveles de colesterol y glucosa en la sangre, disminuir la presión arterial y reducir el estrés oxidativo y la inflamación. También pueden reducir el riesgo de cáncer al prevenir la angiogénesis y la metástasis del cáncer. Por otro lado, se ha demostrado que la CAF trata la inflamación alérgica; se sabe que la 24-MCF tiene actividades anticancerígenas y reductoras del colesterol; el campesteril ferulado es tóxico para las células cancerosas; el B-sitosteril ferulado tiene una potente actividad antioxidante.

Los investigadores también confirmaron a través de análisis cromatográficos y espectrométricos que las materias primas no estaban contaminadas por ningún pesticida y que, de los tres aislados, el concentrado de gamma orizanol tenía el menor conteo total de gérmenes, levaduras y moho, y conteo de coliformes.

Basados en sus hallazgos, los investigadores concluyeron que estos nutracéuticos son seguros para ser incorporados en los productos alimenticios con el fin de desarrollar alimentos funcionales que puedan promover la salud en general.

Los beneficios para la salud del aceite de salvado de arroz, la linaza y la cebada
El aceite de salvado de arroz es un aceite vegetal extraído del germen y la cáscara de los granos de arroz. En términos de composición, el aceite de salvado de arroz es similar al aceite de cacahuete, que contiene niveles seguros y equilibrados de diversos ácidos grasos. Debido a esto, el aceite de salvado de arroz se considera más saludable que otros aceites de cocina. El aceite de salvado de arroz ayuda a reducir el colesterol, mejora la salud de la piel, promueve la pérdida de peso, previene ciertos tipos de cáncer y protege la salud del corazón.

Las semillas de linaza son ricas en micronutrientes como grasas saludables, vitaminas y minerales, y son buenas fuentes de fibra dietética que promueven la salud intestinal. Las semillas de lino provienen del lino, uno de los cultivos de fibra más antiguos del planeta, y se comercializan hoy en día en forma de semillas, aceite, cápsulas o tabletas y harina. Se sabe que la linaza previene la diabetes, el colesterol alto, el cáncer, el estreñimiento y otros problemas de salud.

La cebada (grano entero) es otra excelente fuente de fibra dietética, tanto soluble como insoluble. La fibra dietética mantiene el intestino sano al mantener un equilibrio entre las bacterias intestinales buenas y malas. La cebada tiene un índice glucémico bajo, lo que la hace eficaz para controlar los niveles de glucosa en sangre. El consumo de cebada también ayuda con el estreñimiento, la hipertensión, la artritis, los problemas de la piel, la anemia, la obesidad, el asma, las enfermedades cardíacas, los problemas renales y la diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *